Juan Pablo Dellacha: “El rol del docente pasa mucho por preguntar”

No Plan: lo nuevo de David Bowie
domingo 22 de enero de 2017
Oscars 2017
martes 24 de enero de 2017

Juan Pablo Dellacha: “El rol del docente pasa mucho por preguntar”

Segunda parte de la entrevista a Juan Pablo Dellacha, diseñador gráfico e ilustrador argentino.

visuales 23.1 1

Juan na­ció en Cha­ca­ri­ta en 1990. Es­tu­dió Di­se­ño Grá­fi­co en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res don­de, des­de el 2016, ejer­ce como do­cen­te au­xi­liar en el ni­vel 1 de la ma­te­ria Di­se­ño, cá­te­dra Ga­brie­le. Sus tra­ba­jos re­fle­jan una ver­sa­ti­li­dad grá­fi­ca que, a tra­vés de un ar­duo pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción, des­en­ca­de­na en pro­yec­tos par­ti­cu­la­res, pen­sa­dos… pro­pios.

¿Por qué de­ci­dis­te es­tu­diar di­se­ño?
Ade­más del arte me gus­ta mu­cho la so­cio­lo­gía y la co­mu­ni­ca­ción y sen­tí que en el di­se­ño po­día en­con­trar la con­jun­ción de am­bas. Aun­que ten­gas tu pro­pio cri­te­rio al di­se­ñar, siem­pre ape­lás a la sub­je­ti­vi­dad de las per­so­nas, que va­ría mu­cho de acuer­do al pú­bli­co al que va di­ri­gi­do. Es una dis­ci­pli­na que está en con­tac­to di­rec­to con la so­cie­dad y que se nu­tre de mu­chas ra­mas muy dis­tin­tas en­tre sí.

¿Qué área del di­se­ño te gus­ta más?
Dis­fru­to mu­cho de tra­ba­jar con ti­po­gra­fía, des­de lo edi­to­rial y las pues­tas ti­po­grá­fi­cas has­ta el di­se­ño de iden­ti­dad. Tam­bién me gus­ta mu­cho ge­ne­rar grá­fi­ca, ex­plo­ran­do dis­tin­tas ma­ne­ras de di­se­ñar. Siem­pre apro­ve­ché el es­pa­cio de apren­di­za­je que te da la fa­cul­tad para ex­pe­ri­men­tar, en vez de ha­cer siem­pre lo mis­mo.

Tus pie­zas edi­to­ria­les rom­pen mu­cho con las es­truc­tu­ras. ¿De dón­de vie­ne eso?
Sur­ge bas­tan­te del pro­ce­so… la re­vis­ta “Can­den­te”, por ejem­plo, sur­gió de una prue­ba suel­ta. A ve­ces ese tipo de prue­bas te sir­ven para des­tra­bar, ol­vi­dán­do­te un poco del for­ma­to que va a te­ner, los re­cur­sos que vas a uti­li­zar… Tra­ba­jé con una gri­lla bas­tan­te mar­ca­da que des­pués fui rom­pien­do. La tras­gre­sión es­ta­ba re­la­cio­na­da con el con­te­ni­do: una mi­ra­da no con­ven­cio­nal so­bre la se­xua­li­dad.

¿Di­gi­tal o analó­gi­co?
No creo en esa ri­va­li­dad, para mí se com­ple­men­tan. Las ven­ta­jas de lo di­gi­tal son her­mo­sas pero tam­bién dis­fru­to de ar­mar co­sas des­de lo analó­gi­co… Mis bo­ce­tos sue­len ser a mano.

¿Qué es lo esen­cial que tie­ne que te­ner para vos un buen di­se­ño?
De­pen­de mu­cho de la pie­za. Pero en ge­ne­ral, ade­más de la fun­cio­na­li­dad y que co­mu­ni­que exi­to­sa­men­te lo re­que­ri­do, creo que lo esen­cial es la apro­pia­ción de los re­cur­sos grá­fi­cos para lo­grar di­fe­ren­ciar­se de otros di­se­ños.

¿Te­nés la ne­ce­si­dad de apli­car el di­se­ño a lo so­cial?
Creo que le bus­co la vuel­ta para man­te­ner­me en­gan­cha­do con lo que hago. Es muy mo­ti­van­te cuan­do un clien­te está con­ten­to con lo que hi­cis­te; sen­tís que lo es­tás ayu­dan­do a que crez­ca. Por­que, real­men­te, es muy gran­de la di­fe­ren­cia cuan­do algo está bien co­mu­ni­ca­do. Cuan­do más me cae la fi­cha es al ver apli­ca­do lo que hago. Ahí sí sien­to que el di­se­ño ayu­da a que ese pro­duc­to o iden­ti­dad se vea me­jor y ten­ga un tono o una ma­ne­ra de ha­blar pro­pia. Des­pués, ser ayu­dan­te este úl­ti­mo año me ayu­dó mu­cho a re­afir­mar que me gus­ta lo que hago y a sen­tir que, en al­gún pun­to, es­toy apor­tan­do algo.

¿Y cómo te lle­vás con la do­cen­cia?
Es her­mo­sa… y muy can­sa­do­ra a la vez. Pero es ese can­san­cio “lin­do”, de po­ner mu­cha ener­gía en algo que te da or­gu­llo… Me re flas­heó; no te­nía pre­vis­ta la ac­ti­vi­dad do­cen­te y me di cuen­ta que me re copa. Es di­fí­cil… apren­dés en el ha­cer, me­dio a los pon­cha­zos, es­cu­chan­do al do­cen­te con el que com­par­tís cla­ses. La dis­fru­to mu­cho tam­bién por­que el foco está pues­to en la grá­fi­ca y la ex­pe­ri­men­ta­ción… me dan ga­nas de po­ner­me a tra­ba­jar con ellos.

Hay mu­cha in­ten­si­dad en ni­vel 1, ¿no?
Sí, para ellos es todo nue­vo. Es un sal­to enor­me pa­sar de la se­cun­da­ria al CBC y lue­go a la ca­rre­ra. Im­pli­ca un co­rri­mien­to im­por­tan­te: na­die te va a de­cir qué te­nés que ha­cer ni cómo. El tra­ba­jo lo te­nés que reha­cer has­ta que que­de bien y ese “que­dar bien” no es para el pro­fe­sor, sino para uno mis­mo. Pero eso está bueno por­que en­cuen­tran ma­ne­ras muy dis­tin­tas de en­fren­tar lo mis­mo y to­das son vá­li­das… siem­pre y cuan­do les fun­cio­ne.

¿Creés que a fin de año la ma­yo­ría lo­gra ha­cer ese co­rri­mien­to?
Creo que lo más va­lio­so que apren­den en pri­mer año, de for­ma in­cons­cien­te, es a ar­mar­se de he­rra­mien­tas grá­fi­cas pro­pias que les sir­van para afron­tar lo que vie­ne des­pués, que es más con­cep­tual.

¿Ex­tra­ñás ser alumno?
Nun­ca dejé de ser­lo… este año, por ejem­plo, em­pe­cé a es­tu­diar fran­cés. Tam­bién, sien­do ayu­dan­te, apren­dés mu­cho a la par de los es­tu­dian­tes, so­bre do­cen­cia pero tam­bién so­bre di­se­ño. Te obli­ga a pen­sar todo el tiem­po: cómo en­ca­rar una cla­se, la pro­ble­má­ti­ca de cada pro­yec­to… Des­cu­brí que el rol del do­cen­te pasa mu­cho por pre­gun­tar. Hay que sa­ber dón­de po­ner la pre­gun­ta in­ci­si­va para que des­pier­te y des­tra­be co­sas en el alumno, sin dar­le las res­pues­tas. Es un tire y aflo­je que re­quie­re mu­cha maes­tría. Está bueno por­que apren­dés a sol­tar… a guiar­los sin me­ter­te en los tra­ba­jos como si fue­ran tu­yos. Vas de­tec­tan­do co­sas que ellos to­da­vía no ven, para que a fu­tu­ro pue­dan in­ves­ti­gar con su cri­te­rio las mis­mas pro­ble­má­ti­cas.

visuales 23.1 2

¿Es di­fí­cil ese “sol­tar”?
Al prin­ci­pio sí por­que la pri­me­ra in­cli­na­ción es de­cir­les qué ha­cer… un poco por ego tal vez. Pen­sás que le es­tás dan­do un mon­tón de he­rra­mien­tas cuan­do, en reali­dad, el alumno no en­ten­dió ni la mi­tad de lo que di­jis­te y no le gus­tó la idea que le ti­ras­te. No le sir­ve por­que no en­ten­dió el por­qué. A las po­cas cla­ses te das cuen­ta de que no es la for­ma… hay mu­chas co­sas que las te­nés que ex­pli­car de cero. Por eso ni­vel 1 tie­ne mu­chos es­qui­cios: ne­ce­si­tan ha­cer mu­cho y a par­tir de eso pen­sar… es la me­jor ma­ne­ra de en­ten­der con­cep­tos. Por­que si los ex­pli­cás en abs­trac­to o con un li­bro al lado es ra­rí­si­mo. En cam­bio, si ha­cés el ca­mino in­ver­so, lo en­tien­den me­jor y se nu­tren más, por­que se lo apro­pian.

¿No­tás al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre la ge­ne­ra­ción que te tocó en­se­ñar y la tuya?
Sí, los veo más an­sio­sos con el re­sul­ta­do fi­nal. Eran muy con­ci­sos con el pro­ce­so cuan­do lo im­por­tan­te es sol­tar­se y tran­si­tar­lo para des­pués po­der cues­tio­nar lo pro­du­ci­do. Yo soy de “vo­mi­tar grá­fi­ca” -como me dijo una vez una pro­fe­so­ra de ti­po­gra­fía-: no doy vuel­tas sino que dejo que flu­ya y hago. Creo que to­dos es­ta­mos cada vez más es­ti­mu­la­dos, pero tam­po­co me gus­ta plan­tear­lo como algo ne­ga­ti­vo. Hay que en­con­trar la for­ma de que se en­gan­chen y de ha­cer fun­cio­nar las di­ná­mi­cas.

¿Cuál di­rías que es el ma­yor desafío de la do­cen­cia?
¡To­da­vía soy ayu­dan­te! Una do­cen­te men­cio­nó el “dar cla­ses sin un lá­piz en la mano”. Es de­cir, esa pul­sión de de­cir con­cre­ta­men­te cómo ha­cer las co­sas. Creo que eso es lo que en­cuen­tro más di­fí­cil.

Re­co­men­da­cio­nes
Pe­lí­cu­las: Hie­rro 3 de Kim Ki-duk, Black Moon de Louis Ma­lle, Pie­rrot le Fou de Jean-Luc Go­dard, The Night of the Hun­ter de Char­les Laugh­ton, Gri­tos y Su­su­rros de Ing­mar Berg­man y Mull­ho­land Dri­ve de Da­vid Lynch.
Mú­si­ca: A Seat at the Ta­ble de So­lan­ge.
Se­rie: Twin Peaks de Da­vid Lynch.

Po­dés ver más del tra­ba­jo de Juan en Bēhan­ceTumblr, y si te per­dis­te la pri­mer par­te de la nota po­dés leer­la ¡acá!

Julieta Radicich
Julieta Radicich
Diseñadora gráfica egresada de la Universidad de Buenos Aires. Comenzó su desarrollo profesional en una agencia de publicidad y comunicación. Actualmente trabaja en un estudio especializado en identidad, editorial y diseño web. En paralelo, realiza proyectos editoriales y de ilustración. Le fascina la tipografía y el diseño de información. En lo artístico, ha participado de diversos talleres de fotografía, tipografía y técnicas gráficas así como también en muestras colectivas. En el 2016 incursionó en la técnica de calado de papel en el taller anual de Johanna Wilhelm. Forma parte del colectivo de diseñadores gráficos “Postergados”. Desde el 2016 colabora con la Revista MUTT mediante la realización de entrevistas a diseñadores y artistas visuales.