Los albores del embarazo

Castillos de cartón: una fábula menemista
viernes 27 de mayo de 2016
Mar Boliviano: Murales que hacen viajar y conocer otras realidades
lunes 30 de mayo de 2016

Los albores del embarazo

El Rock que se hace acá me parece una garcha atómica. Ya no hablo de música, hablo de ideología (…) Quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir: Sirve para curar”, Charly García, 2015.

Siento como que la lucha, los sacrificios y los sacrificados hubieran sido al pedo… Siempre creí que habíamos dejado una herencia positiva para las nuevas generaciones”, Billy Bond, 2015.

Poco fe­li­ces, las de­cla­ra­cio­nes hil­va­na­das por es­tos as­tros pa­re­cie­ran ser dos gri­tos deses­pe­ra­dos por sal­var esa ma­ra­ña ex­tra­ña que al día de hoy apa­ren­ta se­guir sig­ni­fi­can­do la pa­la­bra “Ro­can­rol”. Re­fle­xio­nes que in­ten­tan en­ten­der el com­ple­jo vi­ra­je que ha to­ma­do su cur­so, al­gu­na vez li­be­ra­dor y re­pre­sen­tan­te de las más efer­ves­cen­tes ju­ven­tu­des.

Es na­tu­ral que es­tos se­mi­dio­ses de la es­ce­na mu­si­cal na­cio­nal pon­gan el gri­to en el cie­lo. Años de crea­ti­vi­dad bro­ta­ron a bor­bo­to­nes de di­chos cuer­pos al ser­vi­cio de las ma­sas. Ex­ce­sos, re­sis­ten­cia a dic­ta­du­ras mi­li­ta­res – o go­bier­nos neo­li­be­ra­les, en su de­fec­to- les con­ce­die­ron la po­tes­tad de di­ri­gen­tes den­tro del sin­di­ca­to de hé­roes. No sin lu­cha ve­rían mo­rir ese mo­vi­mien­to que tan­to les ha dado y al que le han brin­da­do alas para per­mi­tir­se ser.  Sin em­bar­go, la pro­li­fe­ra­ción de ban­das emer­gen­tes, de ca­li­dad in­dis­cu­ti­ble e in­fal­ta­ble pa­sión, po­dría ser­vir de ré­pli­ca para di­chos la­men­tos.

Con el co­rrer de los años, las re­glas del jue­go pro­pias de la es­ce­na mu­si­cal pa­re­cen ha­ber mu­ta­do: el cir­cui­to nun­ca amai­nó su ofer­ta. Hoy en día está sig­na­do por una he­te­ro­ge­nei­dad tan­to de ar­tis­tas como de gé­ne­ros abis­mal. Des­de el va­mos, la tan ne­ce­sa­ria di­fu­sión para la ex­pan­sión ar­tís­ti­ca “su­fre” una dis­tor­sión no­ta­ble con res­pec­to a aque­llos tiem­pos. Un ar­tis­ta, con unos po­cos re­cur­sos,  pue­de mos­trar­le su obra al mun­do, di­fun­dir su tra­ba­jo y/o pró­xi­mas fe­chas en vivo e in­clu­si­ve gra­bar un dis­co en su pro­pio ho­gar. Este nue­vo plano de fa­ci­li­da­des para el ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo trae apa­re­ja­do, jun­to a las nue­vas y bien re­ci­bi­das po­si­bi­li­da­des, la exa­cer­ba­ción de ofer­tas mu­si­ca­les. Sin em­bar­go esto no sig­ni­fi­ca un pro­ble­ma, ya que el pa­sa­je de la ne­ce­si­dad del éxi­to a la bús­que­da del pla­cer, por el sim­ple he­cho de ha­cer y crear,  pa­re­cie­ra ser la ca­rac­te­rís­ti­ca fun­dan­te de esta nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas. En este con­tex­to son mo­ne­da co­rrien­te los fes­ti­va­les au­to­ges­ti­vos y las fe­chas co­lec­ti­vas en las que va­rias ban­das se apo­yan en­tre sí.

bici 2

Por su par­te, la je­rar­qui­za­ción en el ám­bi­to mu­si­cal tam­bién se trans­for­mó. Los gran­des ar­tis­tas que en­san­cha­ron las fi­las de mú­si­cos que con­for­ma­ron una suer­te de “Ge­ne­ra­ción Do­ra­da” del Rock Na­cio­nal hoy si­guen vien­do le­gi­ti­ma­das sus tra­yec­to­rias. Al­gu­nos de ellos con­ti­núan con su con­di­ción in­na­ta de crea­do­res. Otros se re­ver­sio­nan a sí mis­mos y vi­ven del hé­roe que su­pie­ron ser. Tam­bién hay quie­nes pro­du­cen por iner­cia, sin po­der dis­tin­guir lo que sí de lo que no.

Lue­go la cosa se pone in­tere­san­te. La ló­gi­ca tra­di­cio­nal nos di­ría que ante una cul­tu­ra exis­te una con­tra-cul­tu­ra, ante lo vi­si­ble algo in­vi­si­ble que puja por tor­nar­se ob­ser­va­do. Sin em­bar­go, el lim­bo que dis­tin­guía el mains­tream del un­der (es de­cir, lo que es, para el du­do­so cri­te­rio es­té­ti­co de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, lo que me­re­ce ser con­tem­pla­do y lo que debe des­car­ta­do), es cada vez más di­fu­so. Una ban­da que li­de­ra “charts” pue­de jac­tar­se de su con­di­ción de ban­da de só­tano, mien­tras otras de gran vi­si­bi­li­dad se con­for­man con brin­dar shows de lesa ma­si­vi­dad. Le­jos que­da­ron los tiem­pos de es­ta­dios lle­nos. Tea­tros y mini-es­ta­dios con­for­man el nue­vo te­rreno en don­de me­jor se ges­ta y desa­rro­lla la nue­va es­ce­na del Rock Na­cio­nal.

Por eso, vol­vien­do al ca­ro­zo del asun­to, lo que pa­re­ce una jus­ta le­gi­ti­ma­ción de de­re­chos no es más que una re­sis­ten­cia al paso del tiem­po, que no de­ja­rá nun­ca de ser tema de con­ver­sa­ción de sim­ples mor­ta­les ni ali­men­to para ca­tar­sis exis­ten­cia­lis­tas de gran­des ilus­tra­dos. Es lo que hace de la ju­ven­tud, ve­jez y de lo vi­gen­te, ca­du­ci­dad. Los la­men­tos de sa­bios ca­ci­ques res­pon­den a este do­lor, por­que la mú­si­ca –sus gé­ne­ros-, no mue­ren, pero si de­jan de ser por­ta­do­res de esa in­con­te­ni­ble ju­ven­tud que a lo lar­go de la his­to­ria, ha en­con­tra­do, como en el caso de rock, un mo­vi­mien­to que en­cau­ce sus pa­sio­nes.

Por Chino Ro­me­ro