Reflexiones sobre Límites Difusos

Hernán Casciari: perfil de un apasionado
viernes 20 de mayo de 2016
La frustrante batalla de Brian Wilson contra el mundo: Pet Sounds
sábado 21 de mayo de 2016

Reflexiones sobre Límites Difusos

Por Ma­le­na Boe­ro

En el marco del Festival Internacional de Danza Emergente en Buenos Aires –transcurrido entre el 23 de abril y el 1 de mayo– se presentó Límites Difusos del director chileno Iván Ramírez Sánchez en el club de danza Café Müller. Algunas palabras acompañan al título de la misma: “No es una acción pasiva, implica voluntad, decisión y riesgo, querer ver al otro y dejarse traspasar.”

Limites difusos 2

La pro­pues­ta con­vo­ca pro­fun­da­men­te a la fi­si­ca­li­dad del cuer­po, ya que cada ele­men­to que apa­re­ce ante el es­pec­ta­dor apor­ta un dato que in­si­núa po­si­bles in­ter­pre­ta­cio­nes so­bre lo li­mi­tan­te. Los es­pec­ta­do­res son in­vi­ta­dos a sen­tar­se en un cua­dri­lá­te­ro que con­tie­ne la es­ce­na. Dis­pues­tos en pa­ra­le­lo a cada pa­red del es­pa­cio, en­fren­ta­dos cara a cara, una luz in­ten­sa y ge­ne­ral les per­mi­te ver todo “tal cual es”. En de­ter­mi­na­do mo­men­to en­tra­rán cua­tro per­so­nas a este es­pa­cio, y con cier­ta na­tu­ra­li­dad y ar­mo­nía co­mien­zan un re­co­rri­do de mo­vi­mien­to que abre rien­das al ima­gi­na­rio de vin­cu­lar lo es­pa­cial, lo tem­po­ral y lo ener­gé­ti­co des­de sus ex­tre­mos, li­mi­ta­cio­nes y po­si­bi­li­da­des.

Apa­re­cen tra­yec­to­rias de­ter­mi­na­das por dis­tin­tos lí­mi­tes: los que pro­por­cio­nan los mis­mos es­pec­ta­do­res, los re­la­cio­na­dos con las le­yes de la fí­si­ca (en tan­to los cuer­pos se en­tre­gan a la fuer­za de gra­ve­dad, a pun­to de caer una y otra vez), y tam­bién los re­la­cio­na­dos a la tem­po­ra­li­dad, ya que la obra in­vi­ta a per­ma­ne­cer en una ima­gen o un es­ta­do. Esto abre cier­tos in­te­rro­gan­tes: ¿has­ta cuán­do una pau­sa es bien­ve­ni­da para el es­pec­ta­dor? La pau­sa en bús­que­da de su lí­mi­te, ¿in­vi­ta a la con­tem­pla­ción? Es­tas cua­tro per­so­nas pa­re­cie­ran has­ta vin­cu­lar­se afec­ti­va­men­te des­de cier­ta li­mi­ta­ción. ¿Cómo de­fi­nir la le­ja­nía o cer­ca­nía de dos se­res? ¿Pue­de ser igual de pe­ne­tran­te una mi­ra­da que un ma­no­ta­zo en la cara? Cuan­do po­de­mos ad­ver­tir que los cuer­pos es­tán fu­sio­na­dos, ¿apa­re­ce un nue­vo lí­mi­te que los en­glo­ba en el con­jun­to? El lí­mi­te se vuel­ve di­fu­so, y es así que lo di­fu­so pue­de pen­sar­se re­dun­dan­te­men­te como algo in­de­fi­ni­do, cho­can­do con la mis­ma de­fi­ni­ción de lí­mi­te.

Limites difusos

Al mar­gen de to­das es­tas in­quie­tu­des que me sur­gen a par­tir de esta pro­duc­ción de dan­za, con­si­de­ro su­ma­men­te en­ri­que­ce­dor cuan­do se pue­de ad­ver­tir que, fren­te a un len­gua­je tan abs­trac­to, cada es­pec­ta­dor pue­da abrir sus pro­pias pre­gun­tas e ima­gi­na­rios. En este caso, li­mi­ta­cio­nes y po­ten­cia­li­da­des jue­gan ti­ro­nean­do de sus ex­tre­mos. Di­fí­cil­men­te que­de algo en ab­so­lu­ta quie­tud, es de­cir, dudo que es­tos dis­pa­ra­do­res no des­pier­ten al­gu­na in­quie­tud en ese es­pec­ta­dor que cada día pa­re­ce es­tar me­nos a la ex­pec­ta­ti­va y más dis­pues­to a la idea de com­ple­tar la es­ce­na.

 

La obra Lí­mi­tes Di­fu­sos se pre­sen­tó en el mar­co de FI­DE­BA el día 29 de abril a las 21 ho­ras en el Café Mü­ller.